En la Capital del Ruido

Un ejercicio de imaginación futurista: corre el año 2030 en Santa Fe, Ciudad de México. Surca el cielo un convoy: el tren interurbano Toluca-México, cuyos constantes choques sonoros y vibratorios alteran cada tanto los tímpanos de quienes trabajan y habitan el distrito financiero chilango. En una ciudad que no ha dejado de acumular automóviles por millones es imposible saber si un tren de esta magnitud ayudará a resolver el problema de movilidad en la zona y su consecuente contaminación atmosférica, pero –al no haber sido sometido a una rigurosa planeación estratégica– sus efectos sonoros no le son indiferentes a quienes ocupan el siempre conflictivo espacio de Santa Fe.

 
Name *
Name

“La ciudad suena y suena las 24 horas del día, los 365 días del año”, dice –no sin cariño– la doctora Jimena de Gortari Ludlow. Pero sentir cariño por la ciudad no la exime de ser crítica con la calidad sonora de nuestros espacios.