Sentarse bien, sentirse mejor


Sistema modular de asiento conformado para uso en silla de ruedas y asiento de piso para niños con discapacidad.


Muy pocas personas con discapacidad tienen acceso a una ayuda técnica para sentarse correctamente en México, pero el trabajo de un grupo de ingenieros y diseñadores podría cambiar esto, y a muy bajo costo.

 
Biblioteca del CITeR.

Biblioteca del CITeR.

Si la postura para sentarnos importa para aquellos que pasamos solamente 12 horas frente a un escritorio, habrá que imaginar cuánto impacta la vida de niños con discapacidad motriz, cuyo número en México ronda los 200 mil individuos. Al carecer de movilidad y tono muscular, la gran mayoría de ellos requiere de asientos conformados con un importante grado de personalización. Nuestra postura en el asiento impacta las funciones del tronco, cabeza, cadera, cuello y miembros superiores, y la mala postura de un niño con falta de movilidad puede traer graves consecuencias a su salud: afectaciones a la función cardiorrespiratoria, la función del tracto digestivo, además de generar deformaciones óseas que pueden, incluso, provocar la muerte. Sentarse bien es cosa seria.

En el mundo existen ya varios asientos conformados, pero si a la fecha no son accesibles para todos en países de altos ingresos, de Latinoamérica mejor ni hablamos. En México –donde el Estado se ha lavado muy bien las manos al momento de proporcionar servicios de salud, y la iniciativa privada es más bien mediocre– la inclusión no parece estar entre las prioridades nacionales. “En Estados Unidos y Canadá, el gobierno o las aseguradoras se hacen cargo de comprar ayudas técnicas”, pero “en México normalmente el paciente tiene que hacerse responsable de esos gastos para comprar las ayudas técnicas en el extranjero”, por lo que “para el mexicano importar esa tecnología pues les sale en un ojo de la cara”. Estas palabras son del maestro Abel Arredondo, y es fácil ver por qué le ha dedicado 10 años al proyecto Sistema modular de asiento conformado para uso en silla de ruedas y asiento de piso para niños con discapacidad.

El proyecto parte de un doble reto. El primero es la creación de un sistema modular que prevenga deformaciones esqueléticas, úlceras y llagas; brinde confort y ayude a mejorar la postura de los jóvenes usuarios. El segundo reto es crear un producto que sea tanto financieramente accesible, como geográficamente asequible. Todas estas exigencias tienen una respuesta, de manera que el trabajo llevado a cabo a lo largo de una década ha consistido en pulir esas respuestas. Algunas consideraciones adicionales para elaborar este asiento son la adaptabilidad del asiento a una silla de ruedas y como asiento de piso, su seguridad y, por qué no, un diseño lindo de ver. Ah, y un detallito más: dado los niños crecen más rápido que los adultos, el asiento no puede volverse obsoleto.

 

El primer reto es crear un sistema modular que prevenga deformaciones, brinde confort y ayude a mejorar la postura; El segundo es crear un producto financieramente y geográficamente accesible.

El asiento resultante del trabajo realizado en el CITeR –el Centro de Ingeniería y Tecnología de Rehabilitación de la Ibero–, en palabras del maestro Arredondo, es el siguiente: “un sistema modular que constará de 3 elementos principales: 1) Asiento conformado (espuma hecha a la forma del usuario), 2) estructura del asiento conformado y 3) base del sistema. Dependiendo de las necesidades del usuario, la estructura podrá contar con los siguientes elementos: a) Laterales del asiento (lados derecho e izquierdo), b) laterales del respaldo (lados derecho e izquierdo) y c) soporte de cabeza. Como accesorios se podrán colocar cinturón pélvico y pechera”. El material no ha sido definido aún, pero la meta es que sea tan ligero y resistente como sea posible. A la fecha se ha utilizado un compuesto de poliuretano y fibra de vidrio reforzada.

El chasís entiende cada vez mejor los requisitos ergonómicos de los usuarios, pero –de cumplir el objetivo de máxima ligereza– también facilitaría el trabajo y reduciría la carga económica a los cuidadores. Aquí cabe recordar que en México las instituciones sociales han fracasado como procuradoras de atención a personas con discapacidad, por lo que una persona con motricidad reducida cuya familia carece de recursos para pagar a un cuidador profesional suele implicar a un familiar dedicado casi exclusivamente a su cuidado: empleos no remunerados, explotación sistémica de la pobreza institucionalizada. Un asiento ligero y adaptable mitigaría sensiblemente la carga para la persona a cargo, lo cual supondría una mayor productividad de su cuidador y, por lo tanto, un menor impacto en las economías familiares.

No todos los cuerpos son iguales –peso, volumen, posición cambian de paciente a paciente– por lo que un asiento de esta naturaleza exige ajustes personales. Sin embargo, la Ibero pide que “el desarrollo tecnológico no se quede en el laboratorio, sino que salga”, de manera que el equipo del CITeR desarrollará una interfaz gráfica personalizable que utilice datos antropométricos como largo y ancho del asiento y respaldo, así como los accesorios que requiera, para después introducirlos en un modelo paramétrico (léase: un modelo con “elementos variables en función de la configuración de los parámetros que lo rijan”).

Modelo paramétrico para personalizar el asiento.

Modelo paramétrico para personalizar el asiento.

Automatizar estos procesos significaría cerrar más brechas. De esta manera, explica Abel, “no tendríamos que realizar ajustes para cada una de las dimensiones, sino que se podría ajustar de una forma mucho más fácil”. Esto redundaría en una mayor reducción de costos y tiempos de fabricación, ya que “el técnico que vaya a fabricar el asiento no tendría que meter cada uno de los valores y estar dibujando el plano de cada uno de los sistemas”. Una tecnología flexible es una tecnología más humana.

En el proyecto participan también los profesores Daniel Mastretta y Armando Mercado, “responsables en gran parte del diseño de este nuevo sistema” y el maestro Daniel Pérez, “quien nos ha apoyado en la generación de ideas, la parte de diseño y estructural, y eventualmente también participará en la evaluación con los usuarios”. Un dicho parcialmente cierto porque el proyecto del CITeR no sería posible –como reza el cliché– sin la colaboración de los pacientes mismos. Los involucrados en este proyecto han echado mano del QUEST, una herramienta de la Universidad de Montreal para evaluar la satisfacción de los usuarios de tecnologías de apoyo (o de asistencia).

“la mejor forma de saber lo que las personas quieren y necesitan no es preguntárselo, sino entenderlas”.

Publicada originalmente como tesis doctoral por la Dra. Louise Demers en 1996 , la escala QUEST (Quebec User Evaluation of Satisfaction with assistive Technology o “evaluación de satisfacción del usuario de la tecnología de apoyo”) utiliza 27 variables que son calificadas de acuerdo a la percepción de importancia y satisfacción. A solicitud de la Ibero, la herramienta ha sido traducida al español y validada por Montreal. El dicho del diseñador industrial Niels Diffrient –creador de una famosa silla para oficina– que reza "la mejor forma de saber lo que las personas quieren y necesitan no es preguntárselo, sino entenderlas” es solo parcialmente cierto: conocer la opinión de los usuarios también importa mucho.

La escala QUEST cerraría entonces este círculo de calidad que el CITeR se ha propuesto, que comienza con la ideación de un asiento que mejorará la calidad de vida de un grupo por lo general vulnerable, tendrá la capacidad de crear bienestar individual y familiar; podrá ser replicado y adaptado aquí y en China; y finalmente contará con una constante fuente de retroalimentación que no hará sino subrayar su naturaleza perfectible. La ciencia de estar sentados es menos sedentaria de lo que uno imaginaría.


Sistema modular de asiento conformado para uso en silla de ruedas y asiento de piso para niños con discapacidad

Convocatoria CITeR

Temporalidad: 3 años


En el proyecto también participan los investigadores:

  • Dr. Jorge Letechipia Moreno

  • Mtro. Armando Mercado

  • Ing. Juan Daniel Mastretta Guzmán

  • Mtra. María Padilla Longoria

  • Mtra. Ana Moreno Hernández

Abel arredondo zamudio